Nuestras Madres …

By on May 4, 2012

Decir mamá es evocar los sentimientos más tiernos y nobles en corazón humano:

Madre del alma, madre querida,
Son tus natales, quiero cantar;
Porque mi alma, de amor henchida,
aunque muy joven, nunca se olvida
de la vida que me hubo de dar.
Pasan los años, vuelan las horas
que yo a tu lado no siento ir,
por tus caricias arrobadoras
y las miradas tan seductoras
que hacen mi pecho fuerte latir.
A Dios yo pido constantemente
para mis padres vida inmortal;
porque es muy grato, sobre la frente
sentir el roce de un beso ardiente
que de otra boca nunca es igual.

Estas líneas las escribió José Martí, político liberal, pensador, periodista, filósofo y poeta -el libertador cubano. Admiro su genio literario y su empeño en pro de los derechos humanos, lo que lo llevó a ser mártir. Es casi unánime la información sobre su gran capacidad de trabajo y frugalidad, lo que, siendo evidente, junto a su palabra persuasiva, le valió reconocimiento por la mayoría de sus compatriotas.
Pero al leer esos versos a su madre, puedo ver a que … ¡sin buenas madres no hay grandes hombres!
Comparto ahora con ustedes lo que escribió una madre y escritora cristiana dándonos la definición del noble desafío que comprende la maternidad:

“La madre no tiene, a semejanza del artista, alguna hermosa figura que pintar en un lienzo, ni como escultor, que cincelarla en mármol.  Tampoco tiene, como el escritor, algún pensamiento noble que expresar en poderosas palabras, ni que manifestar, como el músico, algún hermoso sentimiento en melodías.  Su tarea es desarrollar con la ayuda de Dios la imagen divina en un alma humana” (Elena de White).

… a propósito del día de las madres. Se que pude escribir de otras muchas cosas mas, pero no quize dejar pasar la oportunidad. Espero estimado lector, que usted tampoco.

You must be logged in to post a comment Login