Las Lenguas de Herencia y la Lectura

By on February 12, 2016

Western Arts&Humanities. Tendiendo Puentes

Como lingüista enfocada en el bilingüismo siempre había asumido que ser bilingüe no es un problema. Las investigaciones sobre los niños bilingües en general apoyan esta opinión. Los niños desde muy temprana edad separan las lenguas que están aprendiendo (aún si a veces mezclan las palabras) y pasan por las mismas etapas que los niños monolingües. Se demoran un poco más en dominar la gramática, pero el retraso es pasajero.

Sin embargo, algunas investigaciones recientes han mostrado una situación bastante diferente: los hablantes de herencia, es decir, aquellos que hablan una lengua en casa que no es la lengua de la sociedad que los rodea, parecen no haber adquirido completamente su lengua materna. Esto ha sido para mí un golpe no sólo intelectual sino emocional, ya que siempre me he considerado una hablante de herencia con dos gramáticas completas.
Nací en Colombia de padres anglófonos. El único lugar donde hablaba inglés era en mi casa, mi entorno era totalmente hispano. Modestia aparte, creo que hablo las dos lenguas como nativa. Sin embargo, hasta muy recientemente no se me había ocurrido preguntarme a qué se debía que yo pudiera adquirir dos lenguas en un contexto de herencia, cuando para muchos otros resulta problemático.
El problema resulta bastante complejo y hay muchos factores a tener en cuenta: el estatus de la lengua en la comunidad, las actitudes de los padres, el grado de contacto, etc.. Sin embargo, un factor que no se considera a menudo es la lectura. En mis más de 40 años de experiencia como profesora universitaria he observado que hay hablantes de herencia que pueden expresarse bastante bien pero no pueden ni leer ni escribir en español. Al mismo tiempo, en conversaciones con inmigrantes hispanos me he dado cuenta de que en los hogares en que se practica la lectura en español desde temprana edad la probabilidad de que los hijos dominen la lengua es más alta.
¿Qué beneficios aporta la lectura? Aprender a leer implica necesariamente aprender a distinguir los sonidos básicos de la lengua. Se sabe, por ejemplo, que entre comunidades analfabetas, la unidad básica de sonido a la que tienen acceso los hablantes es la sílaba, no los sonidos individuales. Además, creo que la lectura es una buena manera de mantener la cultura. Mis hijos, por ejemplo, se sentían orgullosos de que en nuestra casa fuera el Ratoncito Pérez el que traía la sorpresa cuando se les caían los dientes, y esta diferencia la reforzaba el hecho de poder leer acerca del ratoncito. Incluso diría que la manera misma de contar los cuentos, aunque sean los mismos cuentos, difiere en inglés y en español, y esto conlleva un conocimiento tácito de la cultura hispana. Asimismo, la lectura ayuda a extender el vocabulario, ya que no se limita al aquí y ahora y a las cosas de la casa. Finalmente, aunque parezca increíble, el aprender a leer en español facilita la lectura en inglés, leer es una habilidad transferible de una lengua a otra, como lo demuestran las escuelas de inmersión francesa.
Para terminar, si estamos de acuerdo en que es muy importante transferir a nuestros hijos esa gran riqueza que es nuestra lengua, debemos recurrir a la lectura en español desde muy temprana edad.

Pub_PO_Providence_LaJornadaCanada_Top banner_980x90 Pub_PO_Providence_LaJornada_TopBanner_980x90_Janvier

You must be logged in to post a comment Login