Halitosis, el enemigo en la boca

By on March 5, 2014

London, On.- Se trata de uno de los problemas bucodentales menos tolerados y que más rechazo generan. La halitosis o el mal aliento afecta a uno de cada tres adultos y el 60 por ciento de los casos deriva en problemas relacionados con las encías, como gingivitis o periodontitis

Según el estudio “Estética y salud dental”, que ha sido realizado por la Clínica Curull de Tarragona, el 23% de los encuestados elige la halitosis como la patología menos tolerada.

Cabe destacar que casi la mitad de los encuestados afirma que este y la falta de piezas son aquellos problemas bucodentales que peor sobrellevan. A estos le siguen los dientes carcomidos, seleccionados por el 18% .

También hay que hablar de la aparición de sarro, los dientes rotos y los problemas de encías como las cuestiones con más nivel de rechazo.

Diferencia de sexos

La Clínica Curull revela, además, que existen importantes diferencias entre sexos a la hora de la tolerancia de estas patologías bucales. Así, el 28% de las mujeres asegura que la halitosis o mal aliento es el problema de su boca que menos soportan. Sin embargo, los hombres son más permisivos ante esto y el porcentaje desciende hasta un 19%.

De hecho, ellos se inclinan más por la falta de piezas dentales como lo que peor aguantan, situándose en un 27%. En cambio, las mujeres a esto responden solo con un 20%.

Según un informe publicado por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), el 30% de la población adulta padece halitosis y afecta por igual a los hombres y a las mujeres. En torno al 60% de los casos de mal aliento deriva de problemas relacionados con las encías, como la periodontitis.

¿Por qué se produce?

“En el 90% de los casos de halitosis, el mal aliento procede de la boca y no del estómago, como se creía popularmente”, asegura la doctora Conchita Curull, directora médica del centro Curull.

La patología viene provocada por la descomposición bacteriana de alimentos entre las piezas dentales, aunque también puede derivar de la saliva, de células de la mucosa o de problemas gingivales.

Este problema aparece con la presencia de unos gases, que se denominan compuestos sulfurados volátiles (CSV), que se encuentran en el aire expedido desde la boca.

Mitos y leyendas

A menudo llegan a nuestros oídos todo tipo de leyendas urbanas, incluso cuando hablamos de salud dental. La doctora Curull desmonta algunas relacionadas con el mal aliento.

Se cree que viene del estómago, pero lo cierto es que solamente está relacionada con el estómago en un 10% de los casos.

Suele pensarse que las pastillas y los enjuagues bucales previenen el mal aliento, aunque lo que hacen es enmascararlo durante un corto periodo de tiempo.

Otra de las creencias es que cepillar más los dientes ayudará a eliminarla. Pero la realidad es distinta, pues si realizamos un cepillado excesivo, el esmalte de nuestros dientes se verá perjudicado.

Dicen que se trata de un problema hereditario, sin embargo los padres solo influyen en las costumbres en la higiene, pero la halitosis no es hereditaria.

Muchos suponen que algunos alimentos causan mal aliento. Es verdad que determinados alimentos tienen olores desagradables que permanecen en nuestra boca, aunque esto es temporal y la halitosis es una patología permanente. efe

 

Remedios caseros para el mal aliento

Hay que empezar por mejorar los hábitos de higiene, cepillarse los dientes, encías y lengua después de cada comida, y emplear también el hilo dental y el colutorio para alcanzar las zonas que no son accesibles con el cepillo.

Si la halitosis se resiste a desaparecer, algunos remedios caseros pueden ayudar a mantener a raya el olor:

-Después de cada comida, mastica un trozo de limón (con cáscara) durante unos minutos.

-Si no tienes la posibilidad de cepillarte los dientes tras la comida, al menos enjuágate la boca con agua, y masca después chicle sin azúcar.

-Toma de vez en cuando caramelos de menta (sin azúcar).

-No permanezcas mucho tiempo sin ingerir algún alimento; entre comidas puedes comer una manzana o una zanahoria.

-Prepara una infusión, hirviendo durante diez minutos una cucharada de hierbabuena en una taza de agua, y tómala después de comer.

-Al cepillar los dientes, no olvidar que también se deben cepillar las encías y la lengua, y reemplazar el cepillo con asiduidad (una vez cada mes o mes y medio).

-Pon a hervir varias ramitas de perejil con dos o tres clavos de olor enteros en dos tazas de agua. Revuelve la mezcla mientras se está enfriando, cuélala, y emplea el líquido para enjuagarte la boca varias veces al día.

-Masca unas ramas de apio de vez en cuando; el apio refresca la boca y combate el mal aliento.

-Además del perejil, hay otras muchas hierbas cuyas propiedades aromáticas las hacen idóneas para evitar la halitosis, como la menta, el eucalipto, el tomillo, la salvia o elromero. Puedes hacer infusiones hirviéndolas durante 15 minutos (una cucharada pequeña de cada una en una taza de agua) o mascar directamente algunas hojas.

Si el mal aliento se debe a problemas digestivos, puedes emplear semillas de cardamomo (masticarlas lentamente después de la comida limpia la boca y elimina el mal olor de otros alimentos, aunque su sabor es bastante fuerte) o infusiones de hierbas digestivas como el hinojo, el poleo, el anís o la manzanilla.

 

Pub_PO_Providence_LaJornadaCanada_Top banner_980x90

You must be logged in to post a comment Login