El secreto de una vida feliz

By on September 26, 2014

El aprecio y la afirmación son ingredientes clave para animar a las personas y establecer relaciones.

por Derek McCutcheon      

El doctor Masaru Emoto, un médico japonés practicante de la medicina alternativa, es famoso por su libro Mensajes del agua, publicado en 1999. La premisa de este libro es que el agua es susceptible a su entorno, y, por tanto, puede ser un indicador de su salud.

El doctor Emoto hizo algunos experimentos con el agua y descubrió que cuando se congela presenta cristales en forma de celosías hexagonales. Y dependiendo de dónde provino el agua, los cristales formados tenían una forma simétrica o desordenada. Por ejemplo, en ciertas partes del Japón, donde no fluía porque estaba congelada, el agua formaba redes cristalinas exquisitas, mientras que el agua del grifo del centro de Tokio no tenía forma alguna.
Emoto continuó con sus experimentos. Él creía que las vibraciones también tendrían algún efecto en el agua. Procuró probar su hipótesis exponiendo el agua a diferentes géneros de música. Su equipo de investigadores descubrió que cuando el agua era expuesta a la música clásica, se formaban cristales. Pero si el agua era expuesta a una música tipo heavy metal, no formaba cristales.

Hacer amigos

La mayor parte de los hallazgos de Emoto está todavía en debate en el mundo científico, pero el punto es el siguiente: sabemos que hasta el setenta por ciento del cuerpo humano está compuesto por agua. Entonces, ¿qué influencia pueden tener sobre nuestro cuerpo las palabras que emitimos y recibimos? ¿Acaso las palabras no son también sonidos, como la música?
Una de las habilidades más importantes que podemos aprender en la vida es la forma de interactuar bien con los demás. No importa cuáles sean nuestras metas, la mejor manera de lograrlo consiste en armonizar con otros. Es posible que usted desee ser un mejor padre, empresario o comunicador, un cónyuge amante, vendedor exitoso, o que solo desee sentirse mejor consigo mismo. No importa a lo que usted aspire, necesita el apoyo de otros. Las relaciones humanas a veces pueden ser difíciles, pero la mejor manera de obtener el apoyo de otros depende del establecimiento de una buena relación.
Charles M. Schwab se convirtió en uno de los primeros multimillonarios del mundo, en un tiempo cuando una persona que ganaba más de 50 dólares por semana se consideraba acomodada. En 1897, Andrew Carnegie, dueño de la Carnegie Steel Company, nombró presidente a Schwab y le pagó un salario anual de un millón de dólares, cuando Charles M. Schwab tenía solo 35 años de edad. ¿Qué vio Carnegie en Schwab que lo motivó a pagarle tal cantidad de dinero? Quien piense que fue porque era un genio del negocio de manufacturas o porque sabía mucho de acero, está equivocado. Schwab habría sido el primero en reconocer que esos no eran sus puntos fuertes, y muchos de los que trabajaban bajo sus órdenes conocían los sistemas mucho mejor que él.

¿Cuál fue el secreto?

Charles Schwab se lo compartió a Dale Carnegie, quien lo incluyó en su libro Cómo ganar amigos e influir sobre las personas. Y si usted lo pone en práctica, el secreto de Schwab podrá también cambiar su vida.
Schwab dijo: “Considero que la capacidad de despertar el entusiasmo de mi gente es el mayor activo que poseo. La forma de desarrollar lo mejor que hay en una persona es expresarle aprecio y aliento. No he hallado a un hombre, por elevado que sea su puesto, que no haya hecho un mejor trabajo y realizado un mayor esfuerzo bajo un espíritu de aprobación que bajo un espíritu de crítica”.
Schwab tuvo éxito porque siempre se dio tiempo para animar y fortalecer a quienes lo rodeaban.

Influir en las personas

Cualquiera sea lo que significa el éxito para usted, tendrá más posibilidades de experimentarlo si expresa su aprecio por los demás. Se sorprenderá de la enorme alegría que embarga su ánimo cuando se esfuerce por afirmar y alentar a los demás. A continuación se presentan algunos consejos que pueden ayudarlo a mejorar en esta área:

1. Utilizar el poder del lenguaje corporal. El modo de usar su cuerpo y la forma en que se proyecta contribuyen a la impresión que los demás tendrán de usted, ¡y usted de sí mismo! La sonrisa es quizás el signo más universal de aceptación. Incluso si para empezar usted tiene que esbozar una sonrisa forzada, los estudios muestran que esto tiene un impacto en su propio cerebro y puede conducirlo a un mejor estado de ánimo. Trate de adoptar una postura corporal abierta tan a menudo como sea posible. La psicóloga social Amy Cuddy imparte charlas que ha titulado “El lenguaje corporal determina lo que tú eres”. Su argumento principal es que, inconscientemente, las personas estarán más dispuestas a aceptarlo si tan solo usted practica estas dos cosas.

2. Destacar los puntos fuertes de otras personas. Una vez una maestra le pidió ayuda a Stevie Morris para encontrar un ratón que se perdió en el aula. Ella reconoció algo en Morris de lo que ningún niño en el aula se daba cuenta: a pesar de que era ciego, Morris tenía oídos excepcionales, entrenados para compensar su falta de visión. Esa fue la primera vez que Morris fue alentado por su incapacidad en lugar de ser señalado por ello. La maestra había destacado la habilidad auditiva de Morris que él mismo no había considerado antes. Desde ese momento, Morris trabajó duro para desarrollar su don de escuchar aun más y mejor, y se convirtió en uno de los cantantes y compositores de música pop más notables de la década de 1970. Stevie Morris adoptó el nombre artístico de Stevie Wonder.

3. Elogiar. A la mayoría de las personas le agrada escuchar solo dos cosas. En primer lugar, su nombre; y en segundo lugar, elogios. Busque maneras de afirmar a todos aquellos con quienes se relaciona, y la percepción que esas personas tienen de usted va a cambiar dramáticamente. Una buena manera de hacer esto es utilizar este sistema de puntaje:

Anótese un punto por cada vez que elogia a alguien por algo que posee: sus zapatos, su cartera, su auto, su casa o su peinado.
Anótese dos puntos por cada vez que elogia a alguien por algún logro. Es posible que deba felicitarlo por el buen trabajo realizado, por un premio recibido, o por cualquier cosa en que esa persona se ha esforzado.
Anótese tres puntos por cada elogio expresado en torno a la personalidad. Pueden ser expresiones como: “Usted es una persona muy amable”, o “Me gusta mucho el hecho de que siempre está sonriente”, o “Aprecio su puntualidad”.
Póngase un objetivo de, digamos, diez puntos que debe alcanzar cada día antes de ir a la cama.

Utilizar diferentes formasde dar ánimo

Algunas personas tienen más capacidades visuales, otras más auditivas, y otras más kinestésicas. A quienes tienen más capacidades visuales, una sonrisa, un pulgar hacia arriba o una tarjetita con una nota escrita a mano puede ser suficiente para hacerlos sentir apreciados. Las personas con afinidades auditivas aprecian los cumplidos; mientras que los kinestésicos gustan de recibir un apretón de manos, una palmada en la espalda, o incluso un abrazo de genuino aprecio.

El aprecio y la afirmación son ingredientes clave para animar a las personas y establecer relaciones. En la Epístola a los Hebreos se nos exhorta a “estimularnos al amor y a las buenas obras” (10:24). Usted puede obtener el apoyo de otras personas mediante el establecimiento de una buena relación.

You must be logged in to post a comment Login