Dejemos de quejarnos …

By on September 13, 2013

En demasiadas ocasiones me he encontrado con personas comentando que lo que reciben de la oficina (así se refieren muchos a Ontario Works) no les alcanza o que lo que reciben de incapacidad no es suficiente. Muchos se quejan de lo bajo del salario mínimo y lo injusto que es para los trabajadores inmigrantes los trabajos de ‘supervivencia’.

Analicemos esto un poco, empecemos con mi propia experiencia laboral. Mi primer trabajo fue como aprendiz de técnico de computadoras, me pagan el salario mínimo. Tenía en ese entonces 17 años y trabajé en esto por un año. Yo entendía muy bien que yo era un principiante en el mercado laboral y lo que realmente quería lograr era una buena recomendación de mi jefe, así que no me quejaba del bajo sueldo.

Antes de ir a la universidad, tome varios cursos y me especialicé en hardware y software para computadores. Obtuve varias certificaciones y comencé como vendedor y consultor de equipo y sistemas. Inmediatamente, logre hacer cinco veces más dinero de lo que hacía como aprendiz. En esos momentos se estaba viviendo el boom de las computaras personales, así que nunca me faltó trabajo.

El siguiente año, ya habiendo empezado la universidad, necesitaba más dinero para cubrir los gastos de escuela y estudio. Entonces, empecé un negocio y me convertí en Instructor de Software. Conseguí clientes que pagaban muy bien las clases y lo hice durante los cuatro años de universidad. Y lo continúe haciendo hasta que decidí obtener mi M.B.A. Durante los ‘school breaks’ y el verano trabajé reparando computadoras, vendiendo sistemas, pero también instalando alfombras, haciendo mudanzas, y como Asistente de Profesores. Mi deuda al terminar mi maestría fue de tan sólo $300.

Después de graduarme con una Maestría en Negocios, tomé un trabajo con un sueldo más bien bajo. Fue difícil el colocarme en empresas en el ‘midwest’ de los EEUU en esos momentos. Así que tuve que trabajar por poco dinero, pero sabiendo muy bien que si lo hacia bien, tendría éxito en el largo plazo. Y eso fue lo que pasó.

Nadie nos forza a tener un empleo de ‘superviviencia’ o un trabajo  que no tiene nada que ver con nuestra profesión. Recuerda que lo haces para obtener la famosa experiencia canadiense. Así como tampoco nadie te forza a contar y acostumbrarse a las ayudas del Ontario Works o cualquier otro programa de gobierno.

El plan es que te des cuenta y encuentres la manera de obtener un empleo mejor remunerado. Así es como funciona el capitalismo, caray. Tienes que trabajar duro para escalar peldaños, a menos que tu papá sea el dueño del negocio.

Canadá, aun con todas sus asistencias y prestaciones sociales, es un país capitalista y es así como ha funcionado el sistema. Lo que tienes que hacer es probarte así mismo en el trabajo, y las entradas económicas aumentarán. Amenos que seas, por supuesto, incompetente o flojo o deshonesto. Entonces fracasaras.

Canadá, con todo su amor por los inmigrantes no puede garantizar el éxito económico de los mismos. El gobierno no puede garantizar empleos, como que si independientemente de que se sea bueno o malo en el trabajo, podrías tener siempre empleo. Eso sería Socialismo. Pero la última ves que revisé, Canadá es aún un país capitalista.

Si tu obtienes educación y trabajas duro, harás buen dinero y no estarás ganando el salario mínimo.

¿Todos entendemos esto?

No acepto la noción de que este país, o London en nuestro caso, sea un sistema injusto o racista. Lo que si creo es que no es fácil ganar buen dinero. Buenos puestos de trabajo, buenos salarios, o el ser dueño de un negocio representan sacrifico, dolor, y mucho compromiso.

Pero veo a muchos inmigrantes que creen que ‘merecen’ mejores ayudas de Ontario Works, incapacidad, o mejores salarios. Si ellos no lo obtienen, entonces acusan al sistema de injusticia económica y social.

Si no está satisfecho con sus entradas de dinero, busca otra cosa que hacer. Durante mi carrera profesional, si mi lugar de trabajo se volvía injusto o improductivo, yo simplemente me movía a otro empleo. Lo hice muchas veces. Nuestro sistema competitivo me dio la oportunidad de hacer esto.

Paremos de quejarnos y lloriquear. Canadá ofrece muchas y tremendas oportunidades.

Capturémoslas!

Pub_PO_Providence_LaJornadaCanada_Top banner_980x90

You must be logged in to post a comment Login