Cómo prepararnos para resistir el COVID-19

By on July 7, 2020

Cuando empezamos a escuchar acerca de este nuevo virus, recordamos nuestras experiencias con el ébola en Sierra Leona. Empezamos a investigar para aprender cómo este virus se comporta, buscando alguna manera de ayudar al público a mantenerse a salvo en medio de esta pandemia, y cómo prepararse para evitar su propagación.

¿Qué es el coronavirus?

Los coronavirus son virus de 200 nanómetros, virus ribonucleicos de una sola cadena de nucleótidos, rodeada de una proteína con azúcar que le da al virus el aspecto de una corona. Hay cuatro subgrupos principales de coronavirus, conocidos como alfa, beta, gamma y delta.

Los coronavirus humanos se identificaron por primera vez a mediados de la década de 1960.

Los siete coronavirus humanos comunes que pueden infectar a las personas son:

  1. 229E (coronavirus alfa)
  2. NL63 (coronavirus alfa)
  3. OC43 (coronavirus beta)
  4. HKU1 (coronavirus beta)
  5. MERS-CoV (la beta coronavirus que causa el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente, o MERS)
  6. SARS-CoV (el coronavirus beta que causa el síndrome respiratorio agudo severo o SARS)
  7. SARS-CoV-2 (el nuevo coronavirus que causa la enfermedad por coronavirus 2019, o COVID-19).

Las personas de todo el mundo se infectan comúnmente con coronavirus humanos 229E, NL63, OC43 y HKU1. A veces, los coronavirus que infectan a los animales pueden evolucionar y enfermar a las personas y convertirse en un nuevo coronavirus humano. Tres ejemplos recientes de esto son el SARS-CoV-2, SARS-CoV y MERS-CoV, los cuales son todos beta coronavirus.1

¿Cómo se propaga el virus?

Se cree que el virus se propaga principalmente:

  • De persona a persona, entre personas que están en contacto cercano entre sí, a menos de dos metros (seis pies) de distancia, a través de gotas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose o estornuda. Estas gotas pueden caer en la boca, los ojos o la nariz de las personas cercanas o posiblemente ser inhaladas hasta los pulmones.
  • A través del aire, lo que diferencia el COVID-19 de los otros virus.
  • Del contacto con superficies u objetos infectados. Es posible que una persona pueda contraer COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tiene el virus y luego tocarse la boca, la nariz o posiblemente los ojos. Según un estudio reciente publicado en el New England Journal of Medicine, el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, puede vivir en el aire y en la superficie durante varias horas o días. El estudio encontró que el virus es viable durante hasta 72 horas en plásticos, 48 horas en acero inoxidable, 24 horas en cartón, y 4 horas en cobre. También es detectable en el aire durante tres horas.
  • Se puede transmitir el virus sin tener síntomas.
  • Las personas son más contagiosas cuando son sintomáticas.2

Síntomas

El cuadro clínico de la enfermedad por COVID-19 aún no se conoce completamente. Los siguientes síntomas pueden aparecer de dos a catorce días después de la exposición:

  • Una simple gripe, con fiebre.
  • Tos mayormente seca.
  • Falta de aliento o dificultad respiratoria, produciendo neumonía tan grave que puede causar la muerte.

Actualmente (abril de 2020), no hay una vacuna o tratamiento disponible para el COVID-19, pero los Institutos Nacionales de Salud están evaluando tratamientos, y ya están intentando desarrollar una vacuna.

Las pautas de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) sobre cómo protegerse incluyen:

  • Limpiar y desinfectar las superficies con las que muchas personas entran en contacto: mesas, perillas de puertas, interruptores de luz, manijas, escritorios, teléfonos, teclados, inodoros, grifos, lavabos, etc.
  • Lavarse las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos, e inmediatamente cuando regrese a casa. Evitar tocarse la cara, porque la boca, los ojos y la nariz tienen tejido mucoso, y por allí penetra el virus.
  • Cuando esté en un espacio público, mantener una distancia de dos metros (seis pies) entre usted y los demás.
  • Lo más importante, quedarse en casa si está enfermo y comunícarse con su médico.
  • La mejor forma de prevenir la enfermedad es evitar la exposición al virus.
  • Los adultos mayores y las personas con afecciones crónicas subyacentes graves, como enfermedades cardíacas, enfermedades pulmonares o diabetes, parecen tener un mayor riesgo de presentar complicaciones más graves a causa del COVID-19.

Estadísticas

  • La tasa de mortalidad estimada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 3 de marzo, era de 3,4 por ciento. Inicialmente, la OMS mencionó el 2 por ciento como una estimación de la tasa de mortalidad, pero el 29 de enero especificó que esta era una estimación muy temprana.
  • El desarrollo de la enfermedad en personas infectadas por el COVID-19 será leve, típica de la influenza o el catarro, en el 80 por ciento de la población; el 20 por ciento requerirá hospitalización y, de esas personas, el 5 por ciento aproximadamente va a requerir cuidados intensivos.

Al cierre de edición, el virus se había reportado en 172 países.3 Es inútil ofrecer cifras, porque estas cambian constantemente.

Recomendaciones útiles contra el contagio

El sistema inmunitario protege nuestro cuerpo de invasores tales como bacterias, virus y cualquier otro organismo patógeno. Si este sistema se haya fuerte y estable, podrá defenderse del COVID-19. Estas acciones ayudan a fortalecerlo:

  • Es esencial una dieta saludable. Adopte una dieta alcalina: frutas y verduras.
  • No encerrarse en casa. Salir y respirar aire puro, exponerse al sol, caminar, hacer ejercicio pero no en el gimnasio (por ahora), por lo menos media hora diaria.
  • Dormir por lo menos ocho horas diarias. Dormir es esencial, porque es cuando el cuerpo aumenta la producción de células T y también la producción de citocinas, lo que aumenta las células que atacan a cualquier antígeno (bacteria, virus, etc.) en el cuerpo.
  • Evitar bebidas alcohólicas, no fumar ni consumir drogas, para tener un sistema inmune fuerte que sea capaz de defender el cuerpo de este y otros virus.
  • Tomar por lo menos ocho vasos de agua al día; el agua caliente es mejor. El virus está en la garganta. Unos estudios dicen que ahí dura cuatro días, otros que once días. Si tomamos agua, en lugar de ir a los pulmones y causar neumonía, el virus es arrastrado al estómago, donde es destruido por el ácido gástrico.
  • Evitar el estrés, evitar entrar en pánico. Mantengamos la calma, ayudemos a que el COVID-19 no se propague más. Confiemos en que Dios controla todas las cosas.

1.Situation Summary”, Centers for Disease Control and Prevention, en https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-nCoV/summary.html#illness-severity; consultado el 25 de marzo, 2020.

2. Lisa Lockerd Maragakis, “Coronavirus Disease 2019 vs. the Flu”, Johns Hopkins Medicine, en https://www.hopkinsmedicine.org/health/conditions-and-diseases/coronavirus/coronavirus-disease-2019-vs-the-flu, consultado el 25 de marzo, 2020. Ver también “How COVID-19 Spreads”, Center for Disease Control and Prevention, en https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/about/transmission.html, consultado el 25 de marzo, 2020.

3. Coronavirus COVID-19 Global Cases by the Center for Systems Science and Engineering (CSSE) at Johns Hopkins University (JHU), en https://gisanddata.maps.arcgis.com/apps/opsdashboard/index.html#/bda7594740fd40299423467b48e9ecf6, consultado el 25 de marzo, 2020.

Yvonne Beteta es doctora en Medicina y tiene una maestría en Salud Pública. Fue misionera en Guyana, Malawi y Sierra Leona. Harvey Santos Beteta es licenciado en Ciencias de la Enfermería y tiene una maestría en Salud Pública. Escriben desde Nampa, Idaho.

You must be logged in to post a comment Login