Ali Babá y sus 40 ladrones

By on January 16, 2020

“CONFIO EN UNA NEGOCIACIÓN DESDE LA CORDURA Y QUE MIRAFLORES ABRA SUS PUERTAS A UNA TRANSICIÓN”, SEGÚN EL ASESOR POLITICO Y MEDIADOR, CARLOS MALO DE MOLINA

“El nuevo gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias avivará la agonía del independentismo catalán”


Carlos Malo de Molina, analista político, empresario y asesor del liderazgo latinoamericano es uno de los factibles y más reconocidos mediadores del conflicto venezolano, quien acaba de lanzar una hoja de ruta que contempla la salida de dirigentes maduristas del gobierno de la República, recuperación de las facultades de la Asamblea Nacional, así como la formación de un gobierno de transición mixto que incluya a varios actores.

El Departamento de Estado, por su parte, está de acuerdo en estos momentos con un gobierno de transición negociado y ampliamente aceptable que supervise las elecciones que deberían estar abiertas a todos los partidos y candidatos. Ciertamente, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Office of Foreign Assets Control, OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos acaba de imponer sanciones a siete funcionarios públicos venezolanos que, en representación de Nicolás Maduro, encabezaron un presunto intento de tomar, en forma ilegítima, el control de la Asamblea Nacional e impedir que el presidente interino, Juan Guaidó y otros diputados participaran en la elección de las autoridades de la Asamblea Nacional que exige la constitución. En una entrevista mantenida en la capital española con esta corresponsal, el destacado promotor del cambio, Malo de Molina nos ilustra con detalle su propuesta.

1.- Estados Unidos mantiene su firme compromiso con el pueblo de Venezuela, con el presidente interino Guaidó y la Asamblea Nacional en su lucha por que se reinstauren plenamente el Estado de derecho y una democracia que responda a la ciudadanía, a través de elecciones libres y justas. ¿Crees posible que se celebren Elecciones?

Si hubiesen elecciones democráticas ganaría la oposición con un 80-85%. El chavismo ha aprendido a falsificar las elecciones. En mis recientes reuniones, hemos estudiado una serie de conceptos en base a un esquema que engloba una reforma constitucional exprés del sistema electoral de doble vuelta, la convocatoria de elecciones libres y democráticas en un plazo entre 9 y 12 meses y la salida al exilio de 40 máximos dirigentes chavistas a un país de acogida bajo control y protección internacional. Un Ejército, al servicio de la democracia, sin obviar, la amnistía política total. Todo patrimonio superior a un millón de dólares, que no pueda ser justificada su procedencia lícita, será embargado. Lo que se pretende es poner al ejército al servicio de la democracia, la Constitución y el pueblo venezolano. La recuperación poderes y competencias de la Asamblea, y la formación de un gobierno mixto (un tercio, chavista y dos terceras partes, oposición). En definitiva, confiamos en una negociación con cordura.

2.- ¿Puedes indicarme cómo va esa hoja de ruta para una transición democrática: cuánto falta para que se produzca un cambio en el país? ¿No pareciera que la crisis venezolana está estancada?

Elaboré un esquema hace más de un año en un consenso entre ambas partes. No es fácil mediar entre dirigentes chavistas y líderes opositores para consensuar con ellos. Creo que gobernar a Venezuela es imposible porque la teoría del bloqueo ha funcionado por evidenciar un país fallido, aunque excesivamente rico en todos los órdenes. Lo sensato es que el chavismo valore una salida y asuma un acuerdo para una puesta a punto de un calendario de actuaciones. Hacer elecciones con estructuras corruptas, no lo aconsejo. Apuesto por un gobierno de transición consensuado con fuerzas opositoras y dar causa a una parte chavista y ahí convocar elecciones. De manera extraña, Bolivia ha dado grandes pasos. No es justo aludir la cuestión de “estancamiento”, si nos referimos a la existencia de una novedosa posición unánime dentro del Ejército venezolano, dispuesto a cooperar a la transformación y transición democrática. Quisiera ser (según mis fuentes cercanas consultadas) un Ejercito defensor del futuro y no, represor.

3.- ¿Pasó el momento de Guaidó? ¿Quién respalda a Maduro en la actualidad?

Gobernar a Venezuela en estos momentos es imposible. El respaldo popular de Maduro es escaso. Hay una sensibilidad chavista que reclama una salida por las buenas. Creo que tiene haber un sistema electoral de doble vuelta. El valor de la transición y un presidente encargado que lo ha hecho bien, aunque nada participativo e inclusivo, requiere una misión de consenso, de trabajo en equipo y un nuevo liderazgo. Venezuela esta destrozada a todos los niveles. Existe alto niveles de delincuencia, diáspora, corrupción y narcotráfico. Hay responsables que deben salir del país. Calculo (según mis contactos, próximos a ellos) unos 40 como máximo, bajo control internacional y alta protección pero deben salir del país. Una especie de retiro controlado paralelo a una amnistía, siempre que haya un acuerdo por las buenas porque si no, nos eternizaremos en el hambre, sufrimiento y muerte.

4.- El Gobierno interino de Bolivia ha confirmado el ingreso del país al Grupo de Lima con miras a contribuir a que haya una solución “pacífica” y “constitucional” a la crisis en Venezuela. ¿Qué esta ocurriendo en lo que hemos llamado “patio trasero de América”? ¿A qué obedecen las actuales movilizaciones sociales?

Las movilizaciones en la calle responden a cambio de paradigmas en la sociedad actual. Las redes sociales posibilitan la exigencia de cambio. El presidente Lenin en Ecuador ha sido un contribuyente a la democracia. Chile, que es uno de los países más avanzados de América Latina, se está serenando y Bolivia responde a un movimiento totalmente diferente. Demandar cambio es positivo, si bien jugar con los equilibrios de un Estado que mantenga la paz es imperioso. La democracia representativa es la única solvente. No apuesto por una democracia populista, asamblearia y agresiva.

5.- Las nuevas pruebas aportadas por dirigentes opositores al Tribunal Penal Internacional (TPI) de La Haya incluye “elementos probatorios” sobre el paramilitar, Oscar Perez, el Junquito y la masacre contra quienes reclamaban una Venezuela libre. Fueron ejecutados con tiros de gracia. ¿Qué tiene que decir a esto?

Hay dos vías: por las buenas, que es lo sensato o por las malas. Lo he consensuado con muchos actores del sistema. Es una firma de un documento, consensuado por varios actores, para que se vayan de Venezuela, con tres claves: cese de usurpación, gobierno de transición y convocatoria electoral entre 9 y 12 meses.  La hoja de ruta debe seguir su curso. De lo que estamos seguros es que habrá un acuerdo que deberá ser respetado. No vale un convenio de ambas partes, que se pase por alto. Existe la opción de salida del país de dirigentes chavistas, si bien otros cumplirán con penas carcelarias porque ha habido crímenes de lesa humanidad por la actitud delictiva de muchos.

6.- ¿Qué opina sobre la situación política española actual con un innovador gobierno de coalición sobre el que planea la duda de “financiación ilegal de Podemos por gobierno chavista y de Evo Morales”?

Esta novedosa coyuntura gubernamental española hace avivar la llama del independentismo de malas formas. No todo vale con tal de gobernar. Creo que en la formación política PSOE se van a generar más tensiones de las existentes y el independentismo catalán no logrará objetivos, sino que prolongará su propia agonía. Es la línea de Sánchez. Parte del problema es la pérdida de fuerza de la social democracia a nivel mundial y llegar a acuerdos con facciones nacionalismo de izquierdas es erróneo a largo plazo. Ser de izquierdas y ser nacionalista es una mera contracción.

Conviene aclarar a los lectores que la Hoja de ruta, cuyo eje estructural es la transición, ha sido diseñada por este fundador de Sigma Dos y asesor desde Santiago Carrillo (secretario general del PCE) a José María Aznar (ex presidente gobierno español), tras los encuentros realizados con las voces más influyentes de la Iglesia católica (Arzobispo-Obispo de la diócesis de Los Teques, Ramón Ovidio Pérez Morales); altos representantes de la Iglesia Evangélica; dirigentes de Vente Venezuela, como María Corina Machado; el diputado de la Asamblea Nacional, Williams Dávila Barrios; la jurista venezolana, Cecilia Sosa Gómez; Antonio Ledezma Diaz, ex alcalde de Caracas; periodistas de los medios de comunicación y miembros del gobierno de Maduro, que apuestan por el cambio.

Por Carmen Chamorro García, directiva del CIP y ACPE, miembro de ADESyD

You must be logged in to post a comment Login