Trumpadas: Huracán categoría 5 en la Casa Blanca

By on July 19, 2017

Desde que Donald Trump asumió el poder, el espectro de la potencial colusión con Rusia ha sido el tema que ha dominado su administración. Claro, es algo que Donald Trump ha negado categóricamente y la verdad es que, no existe evidencia clara de que Trump estuviera involucrado de alguna manera.

Sin embargo, la tormenta desde Moscú que rodea a la Casa Blanca se ha convertido en huracán categoría 5, como una fina cortesía de Donald Trump, hijo. Ello tras su admisión en víspera de un reporte que publicaría el New York Times, lo que podría ser un crimen federal. Muchos hasta lo censuran como una traición a la patria.
Trump (hijo) reveló que, durante la campaña presidencial de su padre, se reunió con una abogada rusa quien le prometió entregarle información comprometedora sobre Hillary Clinton, que afectaría a la otrora candidata presidencial por los demócratas – y ayudaría a su padre a derrotarla.
“Me encanta” fue la respuesta de Trump (hijo) antes de la infame reunión que sostuvo en Trump Tower. Su padre ha optado por criticar a las diversas agencias de inteligencia americanas, incluyendo al FBI, que aseguraron que Rusia se inmiscuyó en las elecciones que lo llevó a la Casa Blanca. Sus críticas potencialmente se deben a que, los Trump tienen negocios en Rusia o que reconocer o admitir semejante cosa ilegitimaría su triunfo.
No obstante, si el mismo Trump tenía conocimiento del jueguito a las escondidas que planeaba su retoño con un adversario extranjero, es intrínsecamente difícil para que el presidente se distancie de su vástago.
Durante una campaña electoral todo derramamiento de sangre se vale, incluyendo lo que en la política se denomina como “investigación de la oposición”. Esta es la narrativa que han adoptado los suplentes y portavoces de la administración de Trump, empero según el New York Times, las acciones de Donald Trump Jr. fueron algo más de una simple investigación sobre la oposición: su reunión se trató con la nombrada Natalia Veselnitskaya, una abogada rusa quien le ofrecería información negativa sobre Hillary Clinton. Supuestamente, la fuente de la información era el gobierno ruso.
De acuerdo con el New York Times, un publicista británico que estableció la reunión, se puso en contacto con Trump y le dijo que debería reunirse con Veselnitskaya porque podía compartir información proveniente del gobierno ruso. Tras enterarse de la primicia del medio, uno de los más importantes en los Estados Unidos, Fue algo que Trump (hijo) no pudo negar, incluso corrió a Twitter antes de que se publicara la información.
De convertirse en presidente, ella buscaba que Trump anulara un conjunto de sanciones impuestas por Barack Obama, como castigo, por inmiscuirse en las elecciones que desalojaron a los demócratas de la Casa Blanca. Mientras que sus quijotes tildan la actuación del muchachito como algo común durante una campaña electoral, su historia vive cambiando. Anteriormente había sostenido que no había tenido reuniones con rusos que tuvieran algo que ver con la campaña. Entonces, cuando lo que ya sabemos (de él y Veselnitskaya) salió a la luz, dijo que era una discusión sobre las adopciones. Se recuerda que, como respuesta a parte de las sanciones por Estados Unidos, el presidente ruso prohibió que los americanos adoptaron niños rusos.
Cuando fue revelado por la prensa que Veselnitskaya vino a él con oferta de investigación sobre la oposición, (o sea, Hillary Clinton) Trump (hijo) reconoció que era realmente era cierto, pero lo maquilló. “No tiene nada de malo con buscar alguna investigación sobre la oposición”. Ahora ha salido a relucir que se le olvidó mencionar que el gobierno ruso fue la fuente de la información.

Por Dalbert Sánchez

©LaJornadaCanada

You must be logged in to post a comment Login