No hay Futuro sin Reconciliación

By on October 27, 2016

Con el voto del ‘NO’ de octubre 2, los colombianos se han aventurado al caos junto a un proceso que ha durado cuatro años y con esto han asombrado al mundo al votar en contra de la paz. Aun hay oportunidades para renegociar los términos pero al parecer la lucha política es grande al mismo tiempo que pareciera que la ventana de oportunidad pudiera reducirse aun mas.

El tratado de paz (ver página 2) dista de ser perfecto pero establece un mapa para dedicarse en parte a la raíz del conflicto, la reconciliación, y justicia para las victimas de la guerra. Sin embargo, sucedió lo menos pensado. Me pregunto si los colombianos votaron por la propuesta o fue una forma de rechazo al presidente Santos.

En conversaciones con muchos amigos colombianos, me he dado cuenta que ellos piensan que el gobierno de Santos ha ofrecido demasiadas concesiones, que las Fuerzas Armas Revolucionarias de Colombia se encuentran muy debilitadas, y que el proceso se ha convertido en un proceso de impunidad y no justicia.

El mismo día domingo, cuando Santos reconoce los resultados del plebiscitico, en la televisión aparece un tanto incrédulo de que el NO haya sido de la mayoría y que ahora se cristalizara una Colombia dividida debido al proceso de paz. Santos declaró ese día que él seguiría buscando la paz hasta el ultimo minuto. Las FARC también reaccionaron y reconocieron darse cuenta del reto político y lo complicado que es lograr la paz.

Por su parte, Uribe, autoproclamado líder critico del tratado de paz, rechaza consistentemente que la propuesta de paz sea simplemente un amnistía para los guerrilleros; en otras palabras no acepta que no haya provisión de cárcel para los guerrilleros.

Quizás lo mas polémico del tratado de paz fue el garantizar a los lideres de las FARC asientos legislativos para las elecciones del 2018, para ayudar así al grupo armado a convertirse en partido político.

Ahí, como diría Cantinflas, estuvo el detalle. Tanto la amnistía como los asientos legislativos ofrecidos fueron grandemente debatidos en todas mis conversaciones con mis amigos colombianos. Mi conclusión es que aquellos que votaron NO, no es que estén de acuerdo con la continuación del conflicto armado, sino mas bien que el tratado de paz otorgaba demasiadas concesiones a las FARC.

Quiero llamar la atención de que este esfuerzo logrado por el gobierno de Santos y los lideres de las FARC es lo más cercano a la paz que se ha visto en 52 años de conflicto. Así que no creo que los colombianos, políticos, la oposición, la misma FARC, puedan costear perder esta oportunidad. Todos nos preguntamos, ¿es posible lograr la paz en Colombia?

Hago un llamado a Uribe a que se comprometa en serio a preservar el cese al fuego, a continuar las negociaciones, a ensanchar el dialogo y lograr la paz. Colombia esta ante un momento histórico de llegar a ser un ejemplo a futuras generaciones y al mundo entero.

En referencia a mis consultas acerca del tema, el tema recurrente que escucho es que los colombianos están hartos del conflicto y reclaman la paz a gritos, pero no pueden olvidar los horrendos actos cometidos por la guerrilla durante medio siglo de geuerra.

Termino recuerdandoles, estimados lectores, lo que Desmond Tutu dijo, ‘No Future Without Forgiveness”.

You must be logged in to post a comment Login